Venga lo que venga

Hay cosas inamovibles.

Hay cosas que ni las tormentas más feroces de nuestra vida podrán cambiar. Las flores que nacen en primavera y esparcen sus colores y sus olores por doquier. La brisa que ondula el mar y trae su olor a sal hasta mi nariz. Los rayos del sol dando calidez a mi rostro y haciendome cerrar los ojos. El amanecer cada mañana y el anochecer cada tarde. El olor a tierra mojada después de la lluvia.

Y más aún, el amor de Dios por mi, y el mio por Él. Una historia de amor fuerte como una roca, firme a pesar de las tempestades y tormentas.

Eso me trae paz al corazón, saber que hay cosas que no cambian. Pase lo que pase. Venga lo que venga. Cueste lo que cueste.

 

flors i sol

“Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz y no de mal, para daros el fin que esperáis.” – Jeremías 29:11

 

Laia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s